génesis 22

.

1 Después de estos acontecimientos, Dios puso a prueba a Abraham, le dijo. Él respondió: “Aquí estoy”. 2 Entonces Dios le siguió diciendo: “Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moria, y ofrécelo en holocausto sobre la montaña que yo te indicaré”. 3 A la madrugada del día siguiente, ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus servidores y a su hijo Isaac, y después de cortar la leña para el holocausto, se dirigió hacia el lugar que Dios le había indicado. 4 Al tercer día, alzando los ojos, divisó el lugar desde lejos, 5 y dijo a sus servidores: “Quédense aquí con el asno, mientras yo y el muchacho seguimos adelante. Daremos culto a Dios, y después volveremos a reunirnos con ustedes”. 6 recogió la leña para el holocausto y la cargó sobre su hijo Isaac; él, por su parte, tomó en sus manos el fuego y el cuchillo, y siguieron caminando los dos juntos. 7 Isaac rompió el silencio y dijo a su padre : “¡Padre!”. Él respondió: “Sí, hijo mío”. “Tenemos el fuego y la leña, continuó Isaac, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?”. 8 “Dios proveerá el cordero para el holocausto”, respondió . Y siguieron caminando los dos juntos. 9 Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, erigió un altar, dispuso la leña, ató a su hijo Isaac, y lo puso sobre el altar encima de la leña.

10 Luego extendió su mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo. 11 Pero el Ángel del Señor lo llamó desde el cielo: “¡, !”. “Aquí estoy”, respondió él. 12 Y el Ángel le dijo: “No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único”. 13 Al levantar la vista, vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14 llamó a ese lugar: “El Señor proveerá”, y de allí se origina el siguiente dicho: “En la montaña del Señor se proveerá”. 15 Luego el Ángel del Señor llamó por segunda vez a desde el cielo, 16 y le dijo: “Juro por mí mismo –oráculo del Señor– : porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único, 17 yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos…

Fuente

Así, sin el más mínimo gesto de rebeldía ni de descontento, ni siquiera de asombro, el patriarca Abraham se puso manos a la obra. Credere, obbedire, combattere

Despiadado para degollar y cobarde para no atreverse a contrariar al jefe. Hombre ejemplar, modelo a imitar, espejo en el toda persona de bien debería mirarse, ha formado parte de numerosas lecturas edificantes como en esta versión para colorear.

No puedo evitar que me venga a la mente la imagen de Mariano Rajoy cuando pienso en el patriarca. incluso cuando prefiere parapetarse tras las faldas de Soraya Sáenz de Santamaría antes que  comparecer en persona.

.

Anuncios

10 comentarios to “génesis 22”

  1. Bueno y lo de Job es que no tiene nombre. Dios lo sometió a las pruebas más sádicas que imaginarse pueda…No entiendo por que se le aplicó el ejemplo a Rajoy.

  2. En los “lavados de cerebro” del catecismo(años ha) yo no alcanzaba a comprender el sentido de la petición(ofrecer en holocausto a su propio hijo)hecha por el Hacedor; y la obediencia ciega del tal Abraham. Bueno, y lo de tantos hijos como arenas tiene el desierto…eso sí descoloca a cualquiera. Un saludote Txomin(se te echa de menos en el “feis”…

    • txomingoitibera Says:

      El sentido de la petición era el de dejar bien claro quién mandaba. Una vez obtenido lo que quería, la sumisión total, ni siquiera yahveh cumplió su promesa. Si bien numerosa, la supuesta descendencia de Abraham es un completa menudencia comparada con los chinos.

      La enseñanza de todo esto es que la humillación ante el poderoso dista mucho de ser una virtud y que si hay alguien que manda es porque se lo consiente quien obedece.

      Los capitostes del feiss tocan mucho los webs, deberíamos salirnos todos en masa y crear una red alternativa.

      Un saludote güey.

  3. Carmen Ballesta Says:

    Hola, Txomin: yo también ando saliéndome del “feiss”, pero te agradecería que me aclares un poco lo que dices de que tocan los webs. Es que ando algo pez en todo esto últimamente. Si no quiere publcarlo, hagamos un mensaje privado últlimo en fb, si te parece, o por mi e-mail, que supongo que tienes. Y si no te apetece, ningún problema, akuna batata ;)

    • txomingoitibera Says:

      Bueno, tiene que ver con las libertades que se toma la administración a la hora de alterarte el perfil y convertirlo en esa cosa que llaman “biografía” tan incómoda. Pero al margen de la incomodidad me molestan los modos, la falta de respeto y el que lo hayan hecho sin pedir permiso.

      Bueno, aquí me tienes como siempre. Agur, ikusi arte.

      Hasta la vista. Un abrazo.

  4. Pues Isaac se salvó al fin y al cabo… Pero en el Capítulo XVII,

    “He aquí mi pacto contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos, de los que saldrán reyes. Tú, de tu parte y tu descendencia, circuncidad a todo varón, circuncidad la carne de vuestro prepucio y esa será la señal de mi pacto entre mí y vosotros. A los ocho días de edad será circuncidado todo varón entre vosotros, de generación en generación, tanto el nacido en casa como el comprado por dinero a cualquier extranjero que no sea de tu linaje”.

    Y desde entonces, por contrato divino, al poco de nacer te quitan un trozo de chorra, si caes en zona musulmana o judía o etc. Millones y millones de trozos de chorra sacrificados en el altar a lo largo de miles de años…
    Y más allá de creencias o no creencias, que si es bueno para la higiene… Al listo que se lo ocurrió la idea, vaya crack.

    Y sí, Mariano recuerda a Abraham también por lo de consentir la circuncisión del futuro de varias generaciones, con un pedazo de deuda/pecado original reloaded con la que tienen que apechugar hasta los que no han nacido.

    • txomingoitibera Says:

      Y bueno, también es la imagen ganadera. El pueblo elegido es el rebaño de Yahveh y la circuncisión es la marca que hace el pastor a cada res de su rebaño. Y, claro, la circuncisión-marca afecta por razones obvias sólo a los varones porque las mujeres no nienen entidas y ni son rebaño ni son nada.

      Y Mariano, como Abraham, cruel con los que tiene debajo y cobarde ante las altas instancias. Eso se llama traición y en el siglo XIX, al que nos quiere retrotraer, los reos de traición acababan ante el pelotón de fusilamiento. No sé si se ha parado a pensarlo.

      Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: