Volviendo al asunto… y no sólo en Oriente Próximo

Tras tormarnos un respiro, volvemos al asunto.

La Única Democracia de Oriente Medio no está dispuesta a quedarse sin los servicios inestimables que le presta  su hijo de puta.

“Además, ninguna de las alternativas a Mubarak le gusta a Israel. Por ejemplo, el premio Nobel de la Paz Mohammed el-Baradei, que se ha puesto al frente de las protestas, es casi una mala palabra para el gobierno israelí. El ex director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) es, según Israel, demasiado indulgente con la cúpula de Teherán en la disputa nuclear.

‘Para Israel, lo mejor sería que el régimen de Mubarak continuara’, consideró el politólogo de la universidad de Bar Ilan Eitan Gilboa…”

Nótese que el politólogo no se refeiere sólo a Mubarak, sino al régimen. Es decir, la Única Democracia de Oriente Medio necesita, según reconocen sus expertos, el mantenimiento de esa dictadura porque al perecer le va la vida en ello. Claro, ya se sabe. Antes era el fantasma del comunismo, ahora es el islamismo radical que etc, etc…

Pero qué democracia tan cachonda es la Única Democracia de Oriente Medio.

 

 

Pero no sólo en la Única Democracia de Oriente Medio hay partidarios de la dictadura de Mubarak, también a este lado del Mediterráneo hay intelectuales orgánicos que comparten con Netanyahu la tesis de Mubarak según la cual el dictador egipcio es garantía de estabilidad, la única garantía de estabilidad llegan a sugerir. O por lo menos eso es lo que se desprende de estos  productos que se muestran a continuación.

. . .

El buenismo europeo y el realismo israelí

Por Jorge Marirrodriga

Mientras los analistas de la prensa europea se empeñan en publicar, un día sí y otro también, el miedo insuperable de Israel a una ola democrática en el mundo árabe con el argumento de que las democracias son menos manipulables que las dictaduras (y encima cobran un sueldo por escribir semejantes paridas) mira por donde nos enteramos de que son precisamente los países y territorios árabes los que están echando el cerrojazo informativo ante lo que sucede en El Cairo.

Esta exquisitez se puede seguir degustando aquí

Mientras estaba editando esta entrada, acaba de entrar un nueva deposición del mismo autor de la que pego un fragmento que no tiene desperdicio, con él suministro el enlace.

…pero Occidente está a punto de repetir el error de siempre, que es esperar a que las cosas se solucionen ellas solitas porque, al fin y al cabo, todo el mundo es bueno, “son problemas de los egipcios”, “Egipto será lo que quieran los egipcios” y demás monserga inane.


Parte de guerra

Por Gabriel Albiac

La pureza es, en política, asesina. Como tal, la constituyó la edad moderna. Robespierre enunció su axioma: un Estado puede sólo asentarse sobre dos fundamentos: la corrupción o el terror, que es el nombre político de la virtud. Entre 1789 y 1794, terrorista y virtuoso fueron lo mismo; lo mismo virtuoso e «incorruptible». No han cambiado las cosas. Las palabras,

Basta ponerse ante un mapa de la costa sur mediterránea para entender el actual envite. Para entender también su origen. De los Balcanes al Caspio, de Argel hasta la Meca, el Imperio Otomano desplegó su máquina de despotismo teocrático, ajena a fronteras nacionales. La nación y el Estado son conceptos cristianos que el Islam rechaza como aberraciones contra la umma, comunidad de los creyentes, a la cual da soporte el Califato…

Continúa sentencioso y lapidario aquí

En términos similares se expresaba en este otro artículo publicado hace unos días a propósito de Túnez

Coda

Las palabras de un gran estadista

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios to “Volviendo al asunto… y no sólo en Oriente Próximo”

  1. la piedra imán Says:

    Èl prefiere la injusticia al desorden. La injusticia si la sufren otros y el orden si le beneficia. Qué occidental!

  2. Misionaria Protectiva Says:

    Joder, qué asco. Qué racista es todo esto, qué ciego, qué inculto, qué prejuicioso, qué…mierda.

    • txomingoitibera Says:

      Marirrodriga es en efecto ciego, inculto, racista y prejuicioso. Es un fanático incapaz de pensar por sí mismo. Eso no tendría nada de particular, un sionista loco más. Lo que sucede es que es el jefe de la edición internacional de El País. Para más información sobre el sujeto ese, pásate por este blog.

      En cuanto a Gabriel Albiac, viene a ser como el anterior sólo que mucho más pedante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: