Teñirse el pelo

Hay algo que no suele comentarse habitualmente pero que  no obstante, resulta una obviedad: Aznar se tiñe el pelo. Esto es algo que ya lo han advertido otros antes que yo.

El gran Aznar, antes político y ahora convertido a Gigoló, tiene un pelazo, las cosas como son. Pero a su edad, no cabe en cabeza  humana que no tenga ninguna cana. Aznar tiene en la actualidad 55 años, una edad a la que por lo general se tiene más de la mitad de los cabellos canosos.

Fuente: El Blog de los Trolacas

El recién depuesto Zine El Abidine Ben Ali, también se lo tiñe. No sabemos si continurá con esa práctica en su nueva situación.

También hace lo propio su vecino y colega Muammar al-Gaddafi, así como el gran estadista que lo acompaña en la imagen.

Así que nuestro prohombre tiene a quien salir. El teñido capilar es práctica usual entre estadistas y hombres públicos de especial relevancia. El gran José María Ánsar no iba a ser menos.

La escena del teñido precede a la secuencia final

Anuncios

10 comentarios to “Teñirse el pelo”

  1. Eh, que yo también tengo 55 y una sola cana… en la cabeza.

    Saludos

  2. Y las canas me inspiran confianza, vaya caquita de asesores de imagen.

  3. la piedra imán Says:

    No se tiñe. Al Aznar la negrura le sale de dentro.

    • txomingoitibera Says:

      Bueno, puede que así sea, pero sería un poco frustrante porque albergo la esperanza de que un día de verano especialmente caluroso el sudor le juegue una mala pasada, le pase como a Dirk Bogarde en la escena final y le empiecen a escurrir los churretes por la mejilla.

  4. Coño, Txomin, que te olvidas de “Just for Mariano” Rajoy. No hay más que fijarse en el contraste entre su barba encanecida y su cabello ya ralo en la coronilla pero de encendido tono castaño. ¿Le pagaremos el tinte los españoles?

    • txomingoitibera Says:

      Sí, es cierto, Mariano se tiñe también y no sólo lo delata la barba, sino los pelillos canos de los bordes del cogote como muy acertadamente lo notaban en el blog cuyo enlace proporcionaba en la entrada.

      El tinte, me temo, nos lo van a deducir de la Seguridad Social.

      Agur, un saludo.

  5. Qué gracia. Acabo de clicar en un cometario tuyo en donde Maruja Torres y, luego, he caído por aquí siguiendo el camino de miguitas del tinte de pelo; yo acababa de hablar de brillo en los cabellos. Algunos de estos, además, comparten otras características; a saber:

    – Les gusta estar sentados en el sillón del poder, del que no quieren levantarse ni a tiros (ya veremos con Mubarak, cuya foto no aparece, pero merece aparecer)
    – Comparten el mismo gusto for ever young vía cirugía estética
    – Son terriblemente feos

    • txomingoitibera Says:

      Sí, Mubarak merece estar en el grupo… Y esperemos que el teñido, como en Muerte en Venecia, sea el preludio del final.

      De acuerdo con las tres características que apuntas y además una observación:¿qué credibilidad puede inspirar un tipo que se tiñe el pelo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: