Archivos para octubre, 2010

In memoriam (pero memoria activa)

Posted in Uncategorized on 29 octubre 2010 by txomingoitibera

.

.

Bueno yo creo, ya sabes, que ni el trabajo, ni el pan, ni la libertad, nunca nos han regalado nada. Todo es el resultado de nuestra lucha. Naturalmente, si estamos unidos, si nos movemos, y nos organizamos, si damos alternativas, habrá merecido la pena. No se trata de negociar sin más. Nuestra fuerza debe ser nuestra bandera.

Es decir, como hay clases hay lucha, y la lucha de clases tiene diferentes formas. No es que seas hábil negociando es que sepas que en la fábrica, en tu lugar de trabajo, cuentas con el apoyo de los trabajadores.

.


El luchador del jersey de punto

(Juan Carlos Escudier)

Era tan duro que le dieron por muerto una vez y no les hizo caso. Marcelino Camacho era también íntegro, uno de esos tipos extraños que no cambian de mujer –Josefina decía ayer en su velatorio que quería ser tan fuerte como él- ni de piso, aunque al final tuviera que dejar su cuchitril del madrileño barrio de Carabanchel para mudarse a una casa baja apta para su silla de ruedas. El 30 de septiembre le visitó Nicolás Redondo y los dos grandes líderes sindicales que ha tenido este país pudieron mirarse a los ojos por última vez.

Al pensar en Marcelino el recuerdo le devuelve a uno una imagen de invierno, con esos jersey de punto que le hacía Josefina desde sus tiempos de la cárcel. Era una persona obsequiosa, que antes de cada rueda de prensa estrechaba la mano de todos los periodistas, como si quisiera agradecerles su presencia. Dicen ahora de Camacho que fue el artífice de la modernización sindical, y es verdad, aunque en su última etapa como secretario general de CCOO le tacharan de antiguo y huyeran de sus peroratas. Sus proclamas contra el capital y la gran banca sonaban entonces a otro tiempo, que como se ha visto no era el pasado sino este presente de la crisis y las hipotecas subprime.

Como viene a ser habitual en la izquierda, la organización que él mismo había creado le maltrató, incapaz de reconocer que se encontraba ante la figura más importante de su propia historia. Le reprochaban que no hubiera sabido retirarse porque, habiendo tomado su delfín, Antonio Gutiérrez, distancia del PCE, él seguía acudiendo al comité central con un discurso opuesto a la dirección de CCOO. Habría debido ser el presidente de honor del sindicato hasta su muerte, pero esa incapacidad para distinguir al hombre del mito lo impidió.

Los que abominan del sindicalismo deberían repasar la trayectoria de Marcelino, a quien, prafraseándole, ni doblaron, ni doblegaron ni pudieron domesticar. Este rebelde de 92 años era un abuelo que se dejaba querer. Al dejar las riendas del sindicato, quienes seguíamos la información laboral le entregamos la escultura de una paloma en una cena-homenaje. Le sigo viendo de pie, emocionado, mientras Josefina le pelaba la manzana del postre. “¿Qué vas a hacer ahora?”, le pregunté. “Seguir luchando –me dijo-. Tengo toda la vida por delante”.


Hintelektuales de haltura (gracias Wyoming)

Posted in Uncategorized on 14 octubre 2010 by txomingoitibera

…o cómo dejar a cierta derecha con el culo al aire

Aparte del culo al aire de Anglada, lo del reconquistamiento es de antología

El ejército más moral del mundo

Posted in Uncategorized on 5 octubre 2010 by txomingoitibera

.

El mundo más moral del ejército

funny (sic)

el moral más ejército del mundo

a dog

el moral más mundo del ejército,

el mundo más ejército del moral…  O algo de eso.



Los okupas (Lluís Bassets)

Posted in Uncategorized on 1 octubre 2010 by txomingoitibera

Los okupas atacan de nuevo

Nunca se han quedado quietos. Un buen okupa sólo da sentido a su vida si sigue okupando. Diez meses de tregua, aunque fuera parcial, no podía crear más que intranquilidad y malestar entre estos personajes guiados por un sentido de la equidad y de la justicia invertido. De manera que ayer a las seis de la tarde, las doce para ellos, celebraron a lo grande la reanudación de sus actividades. Centenares de nuevos proyectos de okupación se pondrán en marcha a partir de ahora, mal les pese a los propietarios y titulares de los territorios okupados, en abierto desafío a lo que todo el mundo les pide.

Esos okupas son muy especiales. Los que solemos conocer en nuestras ciudades son gentes de pocos medios, que se introducen en casas desocupadas, por lo común pertenecientes a a propietarios sobrados de medios y de viviendas. No suelen contar con medios económicos para sufragar obras ni para hacer reparaciones. Y sufren, por supuesto, la hostilidad de las autoridades: los policías que los desalojan, los jueces que les condenan, los bomberos que luego desinfectan, clausuran y tapian los edificios.

Están fuera de la ley y como a tales todo el mundo les considera. Los okupas sobre los que hoy escribo, en cambio, son distintos. En primer lugar, ellos son los pudientes en comparación con la pobreza y la precariedad de los propietarios legítimos. No se meten en casas desocupadas, sino que hacen exactamente lo contrario: procuran que los habitantes se vayan para colarse en sus casas y establecerse allí de por vida. Tienen todos los medios económicos que quieren: donaciones de fundaciones internacionales y ayudas públicas del propio Estado, que gasta más en ellos que en los ciudadanos normales y pacíficos que no se dedican a okupar las casas de los otros. Suelen contar, incluso, con la protección del ejército y se da el caso incluso de que lo tienen infiltrado de okupas empeñados en defender sus okupaciones antes que la seguridad nacional.

Estos, como los otros, están fuera de la ley y sus actos de okupación son jurídicamente ilegales, moralmente incalificables y políticamente perjudiciales para la paz en el país y en la región, pero todo esto a ellos les importa muy poco porque aseguran con todo el aplomo que un contrato milenario otorgado por la divinidad en la que ellos creen les concede a ellos y sólo a ellos la propiedad sobre el país en el que viven los propietarios con títulos civiles de estas tierras.

Pero su máxima ventaja es que, además, tienen un buen montón de ministros en el propio Gobierno de su país. Es insólito pero así es: se trata de un Gobierno de okupas, presidido por un primer ministro que con diez meses de suspender la okupaciones se da por satisfecho. Lo más gracioso del caso es que este primer ministro asegura que está negociando con los propietarios una fórmula para que los okupas desalojen algunas okupaciones y les dejen algo de espacio para vivir decentemente en su casa. Pero un gobierno de okupas no puede negociar nada, ni siquiera algunas pequeñas desocupaciones, sin cejar en su actividad, la actividad que le da sentido, que es seguir expoliando propiedades a los únicos propietarios legítimos.

Todo tiene su lógica cuando el interés más material y egoísta se sitúa en perfecta sintonía con el nacionalismo excluyente y con un Dios intervencionista que concede títulos de propiedad. Nada hay más sencillo y popular que una patria bendecida por los cielos que además te subvenciona la vivienda y te da de comer. Una gran causa al servicio de la causa más miserable.

Bilboko zerua / El cielo de Bilbao

Posted in Uncategorized on 1 octubre 2010 by txomingoitibera

.

Desde el muelle Ramón de la Sota

.

Formación en V. También desde el muelle Ramón de la Sota

.

.

Ya tocaba poner alguna bilbainada, ¿no?