Archivo para mayo, 2010

Lógica marianista

Posted in Pepeísmos on 30 mayo 2010 by txomingoitibera

El queso Emmental tiene agujeros. Donde hay agujeros no hay queso así que a más agujeros, menos queso. Cuanto más queso tengamos, más agujeros habrá. Ergo a más queso, menos queso.

Tengo que decir que me habían pasado inadvertidas pero Wyoming lo ha puesto hoy de relieve en su columna de “Público”:

Rajoy justifica su postura con una paradoja que suena a amenaza: “Las medidas son injustas e insuficientes”

Debo ser muy corto pero hay algo que parece no cuadrar  ¿A más isnsuficiente, más injusta? ¿A más injusta más suficiente? ¿Tendrían que ser más injustas para ser más justas?

Joder, ya me he liado.

Fuente

Anuncios

Esta derecha ha perdido la cabeza

Posted in Uncategorized on 28 mayo 2010 by txomingoitibera

El barón de Charlús cuelga en Blefarostato un artículo publicado en El País por Fernando Vallespín. En cualquiera de los dos enlaces puede leerse el artículo completo del que entresaco un par de fragmentos:

.

Dice la leyenda que la orquesta del malhadado Titanic seguía tocando mientras el barco se iba yendo a pique en las frías aguas del Atlántico norte. No pude menos que pensar en esta imagen mientras asistía, entre avergonzado y perplejo, a la bronca que montó el PP en el Senado el pasado martes…

La señal que hasta ahora ha emitido la oposición va en la línea contraria. El “quítate tú para que me ponga yo” parece que predomina sobre la más sensata actitud de que todos nos arremanguemos para empezar a achicar el agua…

.

Del comportamiento del PP se deduce que lo único que les interesa de la gravísima situación económica por la que estamos pasando es la rentabilidad política que puede obtener. Apenas pueden disimular el regocijo, están encantados. Tenía razón José Antonio Griñán cuando le ha traicionado el subconsciente acerca de Zapatero. Tenemos un Gobierno errático pero la derecha que se postula como alternativa nos puede llevar a la ruina directamente. podría darse el caso de que acabñaramos parafraseando a Marx (Groucho) cuando dijo aquello de “Aquí donde me ven, he conseguido llegar de la nada a la más absoluta de las miserias”.

Hasta hace poco, había llegado a creer que los despropósitos dentro del PP se limitaban a ciertos personajes que parecían estar bajo el efecto de alguna substancia psicotrópica. El espectáculo que protagonizó la bancada pepera en el congreso el pasado martes, me ha convencido de que la enajenación mental afecta a todo el partido, aunque tengo que decir que debo en gran medida esta percepción al Barón de Charlús que lo hacía ver en una entrada en el blog “Blefarostato”.

Por cierto que ha tenido la deferencia de destacar mi comentario a su entrada. Gracias Barón.

.

Esta derecha parece estar intoxicada.

.


Puro jarocho

Posted in Uncategorized on 26 mayo 2010 by txomingoitibera

La entrada anterior me sugirió esta otra.

.

Léidis and yéntelmen:

Nomás que disis de puro jarocho. Méxican miúsic of Veracruz. ¿Oquéy?

.

.

Mariana Yampolsky

Posted in Uncategorized on 22 mayo 2010 by txomingoitibera

La descubrí por casualidad. Era el año 1995, en un viaje a Salamanca pasamos por la Casa de las Conchas y vimos que estaba anunciada en ese momento: Mariana Yampolsky. Fotografías. Entramos y…

.

.

La profunda mexicanidad de Mariana Yampolsky


( Elena Poniatowska )

De tanto andar por los caminos de México, Mariana se ha vuelto parte del paisaje. Si uno mira sus fotografías con frecuencia, descubre a su autora tras el lente. Mariana es el magüey, la teja, el muro, el vagón de tren abandonado, el osario, el ángel de piedra a punto de emprender el vuelo.

Mariana Yampolsky no sólo tomó las fotografías, se volvió como ellas. Tenía las manos fuertes y curtidas del tejedor de palma, los ojos interrogantes de la niña descalza, el asombro del guajolote narciso que se detiene frente al espejo y se ve por primera vez.

¿Se gustaba Mariana a sí misma? Creo que nunca tuvo el tiempo de pensarlo. Los espejos no se hicieron para ella. Las horas del día se le iban en observar a los demás. Desde niña debe haberse dado cuenta que tenía un ojo privilegiado, por eso no sólo fue fotógrafa sino que se dedicó a hacer resaltar obras de arte de México y del mundo. Quería que todos vieran lo que ella veía. Nadie como ella para descubrir la belleza. Jubilosa, cuando hallaba un juguete popular, una taza de Talavera, un retablo en una iglesia, su reacción inmediata era compartir. “¿Viste?” Enseñar a ver es un don. John Berger lo dijo en su “Ways of Seeing” cuando nos reveló toda una nueva forma de analizar una obra de arte.

Mariana nació en Estados Unidos pero le enfermaba que la consideraran gringa porque amó a México como sólo los conversos suelen amar a Dios. Nacionalizada mexicana, regresó poco y de mala gana a Estados Unidos y eso sólo cuando tenía que presentarse personalmente en alguna de sus múltiples exposiciones. Coincidimos en Nueva York y como yo le hablaba de la calidad de vida norteamericana y de las oportunidades de los migrantes me llevó al Bronx y a las calles de los “homeless”. Los señalaba en la esquina: “Mira, para que se te baje tu admiración que me resulta casi infantil”.

Niña talentosa, muy pronto tocó el violín. Su padre, Oscar, era pintor. Su madre, Hedwig, que siempre fue una mujer curiosa, leía mucho. Su tío materno, Franz Boas, fue uno de los primeros intelectuales importantes en manifestarse contra el fascismo. La atmósfera de su casa era culta.

Mariana fue una alumna sobresaliente. De niña leyó el “Shakespeare” de Charles Lamb y se aficionó a Shakespeare al grado de convertirse en una gran conocedora, no tanto como Jan Kott, el polaco, pero sí más que muchos que se creen ilustrados. Esto me lleva a pensar que la mirada de Mariana fue la de una mujer muy sabia, muy preparada.

Era tan modesta que guardaba silencio ante la ignorancia ajena, su respeto por los demás iba más allá de cualquier limitación y su deseo era que nadie sospechara que sabía más que ellos. Su erudición, sus conocimientos, estaban allí, eran parte de su espíritu y aunque jamás los presumió, definieron su forma de mirar.

Ese bagaje cultural construyó su criterio y sus fotos son notables porque detrás de ellas hay un mundo: el clásico griego desde luego y el que habría de adquirir en México: el prehispánico, el colonial.

Descubrió a México a través de una conferencia sobre el Taller de Gráfica Popular en su Universidad de Chicago y decidió venir, cuatro meses después de la muerte de su padre. Su primer viaje en avión, en 1944, le tomó dos días porque en Texas las autoridades bajaron a los civiles para darles el asiento a los soldados.

Mariana no hablaba una palabra de español y si primero se dio a entender a señas después lo hizo con el buril sobre linóleo y metal.
Se convirtió en la primera mujer miembro del Taller de Gráfica Popular. Grabó a Emiliano Zapata y a Francisco Villa, a la niña pensativa junto al pozo y al campo de trigo que convirtió en un “Homenaje a Chopin”. Grabar al lado de Leopoldo Méndez, Pablo O’Higgins, Alfredo Zalce, Alberto Beltrán le hizo conocer los valores del blanco y negro y sobre todo la paciencia. Mariana grabó muchas protestas antifascistas a lo largo de sus años en el Taller de Gráfica Popular. Ya desde entonces Mariana se había aficionado a recorrer la República. “Con Alberto Beltrán fui caminando hacia el sur hasta la Costa Chica en Oaxaca. Hicimos cuatro días a pie. Dormíamos donde se podía. En algunos pueblos había que pedir que nos permitieran entrar a pasar la noche y dormir en el piso. La gente muy cariñosa y dispuesta -tal vez por vernos jóvenes, yo con mi cámara- nos abría la puerta de su casa y nos daba de comer. La forma tan generosa de los campesinos de recibirnos influyó en mi actitud hacia los demás seres humanos”.

Sólo en 1959, Mariana pudo comprarse una Rolleiflex gracias a que se ganaba la vida enseñando literatura inglesa en la escuela Garside. Entonces empezó a documentar fiestas, ceremonias religiosas, mercados, plantíos de maíz, telares, textiles, cerámica, casas de paja, de adobe, de varas, de pencas de maguey, casas de tierra y lodo, la vida cotidiana de artesanos y labriegos, el arduo quehacer de los menos privilegiados. Tenía una enorme devoción por los magüeyes, los retrataba casi tanto como a los niños. Esa cámara la hizo partícipe de lo que podría considerarse su primer libro: “Lo efímero y lo eterno en el arte popular mexicano” que hizo con su maestro, Leopoldo Méndez. El Instituto Nacional Indigenista publicó su primer libro de autor: “La casa en la tierra”, que es en cierta forma un preludio a su gran libro de 1982, “La casa que canta”, que se ha convertido en piedra de toque para los arquitectos mexicanos que (no exagero) lo hojean con veneración. Cuando publicó “La casa que canta”, Mariana estaba construyendo con Arjen (su marido), su propia casa en Tlalpan, y en cierta manera lo que vio en el campo influyó en la impronta, el sello personal que ahora se percibe en esta casa levantada con nobles materiales, madera, vigas, un jardín loco en el que los colibríes siempre tienen agua. Hoy su casa-museo forma parte de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky en la que se guardan para el público sus sesenta mil negativos.

Tanto la Universidad de Texas como la Library of Congress de Estados Unidos quisieron comprar la obra de Mariana. Varias veces vinieron los expertos a revisar su archivo, seducidos por esta obra totalmente fuera de serie. Mariana siempre se negó. “Soy mexicana y no quiero que salga de México”.

La casa consta de una vasta biblioteca, de un espacio para exposiciones, de un cuarto oscuro, del archivo de sus negativos y de una que otra recámara en la que puede hospedarse algún visitante. Por la ventana, pueden verse en días claros los volcanes. Esa casa es Mariana, una Mariana enredadera a la que siempre le salieron flores por la boca, una Mariana repleta de hojas, de brazos que se extienden en el aire como ramas. Sobre todo, la casa conserva el espíritu de una de las más notables fotógrafas del siglo XX, equiparable a Tina Modotti y a Dorotea Lange.

Mariana Yampolsky, fallecida el 3 de mayo de 2002 a los 76 años, sigue abriéndose camino. Si uno tiene buen oído es fácil escuchar en el campo de México el abrir y cerrar del obturador de una cámara y sentirse menos solo porque finalmente resulta consolador pensar que allí está Mariana, con su carita redonda, su sombrero de paja, también redondo, y su pesada bolsa sobre la cadera, en el espacio que inventa nuestra nostalgia, su Hasselblad entre las manos lista para tomar su fotografía número 61.000.


.

.


.

.

.

Enlaces:

Muestra fotográfica

Homenaje

Fundación Cultural Mariana Yampolsky

El Ángel Caído

Mariana Yampolsky y Luis Barragán


Me gusta ser una hiena bolchevique

Posted in Frikadas en general, Pepeísmos on 21 mayo 2010 by txomingoitibera

.

Aupa Iturgáiz. Tú vales mucho.

.

.

.


.

.

Carlos Iturgáiz, cruzado contra el bolchevismo.

.

Bueno, agur y tal.  Seguir bien.

Pd/Le tengo que agradecer a Blefarostatoque me pusiera sobre la pista de la genialidad de Carlos Iturgaiz.

Más sobre la Nakba.

Posted in Uncategorized on 18 mayo 2010 by txomingoitibera

.

.

El historiador israelí Ilan Pappe en El País.

‘Nakbah’ 2010

La desposesión del pueblo palestino iniciada con las matanzas y expulsiones de 1948 prosigue hoy con el cerco de Gaza y la ‘judaización’ de Jerusalén y Cisjordania. Todo obedece a un plan de ‘limpieza étnica’

Por ILAN PAPPE: 18/05/2010

A medida que pasan los años resulta cada vez más evidente que el mayor desafío al que debemos enfrentarnos es el triste hecho de que la Nakbah no ha terminado. Y cuando digo “debemos” me refiero a todos aquellos que individualmente o como miembros de algún colectivo hemos aceptado la responsabilidad de mostrar al mundo nuestra solidaridad con el pueblo palestino y nuestra determinación de poner fin a su opresión. De explicar y presentar la catástrofe de 1948 como un proyecto de desposesión de todo un pueblo que no ha terminado todavía y que si no hacemos algo para detenerlo -cosa que aún no hemos logrado- alcanzará, ineludiblemente, sus últimas y siniestras metas.

Recientemente hemos sido testigos de un cambio de actitud en algunos países occidentales, incluyendo a los Estados Unidos. No obstante, ninguna de las élites emergentes parece tener el mínimo interés en enfrentarse a Israel o a sus atroces políticas. Sin embargo, y a diferencia de sus gobernantes, la opinión pública de estos mismos países ha dado muestras de comprender mucho mejor la situación y de estar dispuesta, además, a enfrentarse a ella.

Ahora bien, nada de esto es suficiente cuando los principales medios de comunicación continúan considerando, en el mejor de los casos, la Nakbah como una simple disputa iniciada allá por 1967 entre dos contendientes iguales y, en el peor, como un problema menor que conviene delimitar evitando en todo caso que vaya a más, pero sin ninguna intención de resolverlo.

Hay que reconocer que nuestra tarea no resulta fácil debido, principalmente, al extraordinario éxito que obtuvieron en su día (1948) las maniobras de desposesión llevadas a cabo por el Estado de Israel al ocupar el 80% de la tierra palestina consiguiendo expulsar, de esta forma, a más de la mitad de la población autóctona. Gracias a la magnitud de estas drásticas operaciones, sus responsables pueden hoy permitirse -e implementar- toda clase de políticas genocidas con el único objetivo de dar fin a la limpieza étnica, sustituyendo así a la población palestina eliminada durante los días de la Nakbah.

Es por eso por lo que debemos, y podemos, encontrar la manera más efectiva de hacer entender al mundo la relación existente entre la destrucción en 1948 de 531 pueblos y 11 ciudades y la demolición en 2010 de las casas palestinas de Jerusalén, cuyos propietarios, en buen número, fueron seguramente en su día víctimas también de la limpieza étnica perpetrada por Israel en 1948.

Quizá para convencer a los lectores de lo que en verdad sucedió sería bueno explicar brevemente la destrucción de 64 de esas 531 aldeas y cómo se desarrolló el drama que condujo a la casi completa aniquilación de la Palestina rural.

Estas aldeas se encontraban en el área situada entre las ciudades costeras de Tel Aviv y Haifa. Una de las brigadas de la Haganá, la Alexandroni, se encargaba de la misión de judaizar esta parte de Palestina. Desde finales de abril hasta finales de julio de 1948, en casi todas las aldeas se repetiría la misma lúgubre escena. Soldados israelíes armados rodeaban la aldea por tres lados y obligaban a huir a la población por el otro. En muchos casos, si las gentes se negaban a abandonar la aldea, los llevaban a la fuerza en camiones hasta Cisjordania. En algunas de estas aldeas había voluntarios árabes que se resistían, así que cuando las tropas tomaban la aldea la destruían inmediatamente con explosivos.

El 14 de mayo, el día en que se declaró el Estado judío, ya habían desaparecido 58 aldeas. Quedaban seis. Tres de ellas, Jaba’, Ijzim y Ein Ghazal, serían arrasadas en julio. Dos, Fureidis y Jisr al-Zarqa, a unos 35 kilómetros al sur de Haifa, siguen todavía en pie. Ambas proporcionan mano de obra barata a los viejos asentamientos judíos de Zichron Yaacov y Binyamina, y por eso se salvaron.

Tantura, la más grande de las citadas seis aldeas restantes, quedó en medio de territorio judío, como “una espina en la garganta”, en palabras de la historia oficial de la guerra de la brigada Alexandroni. El 23 de mayo le llegaría su turno. Oficiales de la inteligencia judía ofrecieron a dos o tres notables, incluido el mukhtar (el alcalde), ciertas condiciones para que se rindiese. Esas condiciones fueron rechazadas sospechando, al parecer con razón, que una rendición sería sólo el paso previo antes de la expulsión. La noche del 22 de mayo atacaron el lugar por cuatro lados. Buena parte de la población quedó en manos de la fuerza ocupante. Después, los cautivos fueron trasladados a la playa. Allí se separó a los hombres de las mujeres y los niños, a los que se obligó a marchar hasta la cercana Fureidis; algunas familias lograron reunirse 18 meses después. La brigada Alexandroni y otras fuerzas judías asesinaron a 200 hombres entre los 13 y los 30 años.

Sólo la venganza, así como el deseo consciente de matar a varones en edad de combatir, explican los motivos de esta masacre.

En Galilea y el Neguev, así como en la llanura costera, otras brigadas israelíes utilizaron estrategias similares para judaizar el nuevo Estado. El sistema consistía, primero, en aterrorizar a la población, ejecutar a unos cuantos para inducir a otros a abandonar el lugar y pedir entonces a un comité oficial que valorase la tierra y las propiedades de las aldeas o de los barrios desiertos.

De manera que sí, es esencial que encontremos la forma de explicar a las buenas gentes de este mundo que la ideología que respaldó en 1948 la masacre de miles de palestinos inocentes es la misma que justificaría años después (enero de 2009) la matanza de 1.400 palestinos en Gaza.

Y hemos de advertir también que es esta misma ideología la que convierte a todos los palestinos, ellos y ellas y allá donde estén, en objetivos potenciales de las próximas etapas de desposesión que el Estado de Israel tiene intención de llevar a cabo: beduinos de la zona de Naqab amenazados por nuevas expulsiones y por la guetización de sus reservas y enclaves; la población de Gaza que vive bajo la constante amenaza de brutales ataques por parte del ejército israelí, enfrentada al hambre y a una muerte lenta; palestinos residentes en el área del Gran Jerusalén, habitantes de unas zonas condenadas a su desaparición por los planes políticos y urbanísticos de las autoridades encaminados a conseguir una ciudad por completo desarabizada; y, también, los palestinos de Muthalath, Wadi Ara, Jaffa, Ramleh, objetivos directos de una miserable política de judeización que acabará privándoles de sus medios de subsistencia, de sus derechos elementales y de toda calidad de vida, sin olvidar tampoco los palestinos de los campos de refugiados de Líbano y Siria: ninguno de ellos se encuentra a salvo del último empujón sionista a un proyecto que se inició en 1882 y que pretende someter, también por la fuerza, a los países árabes vecinos.

Las presiones contra todos estos grupos se van produciendo en lo que podríamos llamar “un goteo diario”. Desde un punto de vista mediático, no resultan llamativas ni son tampoco lo suficientemente dramáticas como para provocar un levantamiento.

Pero ha llegado la hora de darles un nombre, de hablar de ellas, de que todos reunamos nuestras energías y nos esforcemos en explicar que cada hora que pasa forma parte de un crimen organizado que dio comienzo en 1948 y que no tendrá fin hasta que consigamos que no vuelva a haber un solo refugiado más y que todos los expulsados en 1948 pueden regresar por fin a su país.

Y esta, no lo olvidemos, es una de las condiciones esenciales de un plan de paz verdaderamente justo y duradero.

Ilan Pappe, historiador israelí, preside el Departamento de Historia en la Universidad de Exeter y es codirector del Centro de Estudios Etno-Políticos de Exeter. En 2007 publicó The Ethnic Cleansing of Palestine. Traducción de Pilar Salamanca.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Nakbah/2010/elpepuopi/20100518elpepiopi_11/Tes


En la frontera secuestrada de la Palestina secuestrada

Posted in Uncategorized on 17 mayo 2010 by txomingoitibera

.

En la sección de cultura de El País de 17/05/2010, en una página par, una pequeña nota, procurando que pase lo más desapercibida posible, nos encontramos con esto:

Israel deniega la entrada al filósofo Noam Chomsky

E. G.Jerusalén – 17/05/2010

Israel denegó ayer la entrada en el país a Noam Chomsky. El conocido lingüista, filósofo y activista político, muy crítico con el Gobierno israelí, tenía previsto dar una conferencia en la universidad palestina de Bir Zeit, junto a Ramala, e intentó pasar la frontera desde Jordania por el puente Allenby. Su idea, al parecer, consistía en desplazarse exclusivamente por los territorios ocupados. Tras un interrogatorio de más de tres horas, un oficial israelí selló su pasaporte con la frase “entrada denegada”.

Chomsky no recibió explicaciones. Se le dijo, según su propia versión, que los motivos del rechazo serían remitidos por escrito a la Embajada de Estados Unidos. El profesor del Instituto Tecnológico de Massachussetts explicó luego, durante una entrevista concedida al Canal 10 de la televisión israelí, que durante el interrogatorio un oficial le había dicho que sus opiniones no gustaban nada al Gobierno. “Encuéntreme un Gobierno al que le gusten mis opiniones”, respondió el filósofo.

Chomsky, judío, ha escrito abundantemente sobre Israel y los palestinos y sostiene que son Israel y Estados Unidos quienes rechazan la paz en la región, por no aceptar la propuesta de acuerdo de la Liga Árabe. El profesor estadounidense se define como simpatizante del anarquismo y ha publicado varios análisis sobre las relaciones de connivencia entre el poder y los medios de comunicación.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Israel/deniega/entrada/filosofo/Noam/Chomsky/elpepucul/20100517elpepicul_2/Tes

Por decirlo suavemente, la noticia no coincide exactamente con la realidad. Israel no ha prohibido la entrada del lingüista norteamericano en el país. Chomsky no iba a entrar en Israel sino en la Cisjordania ocupada. No es la primera vez que se falsean las informaciones referidas a aquel territorio. Con motivo de la detención ilegal de Ariadna Jové en Ramallah el pasado febrero, buena parte de la opinancia proisraelí se hartó de decir que la activista catalana había ido a Israel a armar jaleo, cuando Ariadna no tenía ninguna intención de visitar dicho país.

Bien se nota la defenestración de Juan Miguel Muñoz saludada con regocijo por los medios afines al sionismo, al final parece que se salieron con la suya. Aquí se enlaza la noticia redactada en términos más exactos.