De re felina

.


.

.

Los descubrimientos más importantes se hacen en las circunstancias y los lugares más insólitos. La manzana de Newton, mire si no es cosa de pasmarse. A mí me ocurrió que en mitad de una reunion de negocios pensé sin saber por qué en los gatos -que no tenían nada que ver con el orden del día- y descubrí bruscamente que los gatos son teléfonos. Así nomás, como siempre las cosas geniales.

(Julio Cortázar)

Anuncios

6 comentarios to “De re felina”

  1. Me gusta la manera en que le haces un homenaje a los gatos, con tu discrección habitual. Solo los que estamos mas cerca de ti sabemos porque estos dias hablas de gatos…. Yo diría que son…. ¡animales superiores! Son tan listos y cariñosos! Sigue regalandonos ideas y buena música en tu blog. Me gusta.

  2. Que bonita pieza,Txomin. Acabo de descubrir este blog a través del enlace que habilitas en tu comentario (muy bueno,por cierto) a la columna de Javier Vizcaíno de hoy en “Público”.Un saludo.

    • txomingoitibera Says:

      Me alegra que te guste. El vibráfono, con sus calidades un tanto abstractas y etéreas combina muy bien con el espíritu felino.

      Lo que es realmente bueno es contar con la columna de Javier Vizcaino. Muchas gracias.

  3. yo vivo cercado por los gatos. Alguna vez he adoptado alguno, dejándolo pasar al estudio y poniéndole la comida. Pero son muy suyos, así que he adoptado la fórmula tradicional del vecindario. Los gatos andan por ahí, de vez en cuando les pones comida para que sigan vigilando los jardines y las huertas, pero no son tuyos. Les llaman gatos “venideros”, que vienen preo no se quedan. Es una fórmula muy práctica y respetuosa con el resto de egoísmo salvaje que conservan estos taimadamente zalameros rornroníferos.

    • txomingoitibera Says:

      En un ámbito estrictamente urbano como el mío no sería viable esa modalidad de semiadopción.

      A mí se me acaba de ir uno al otro mundo. El Django de John Lewis que he pegado con su tono elegante y un tanto nostálgico quiere ser un homenaje.

      No sé si es exactamente egoísmo lo que sí es cierto es que, al contrario de los perros, los gatos no entienden de jerarquías, el trato con ellos es de igual a igual. Ahí radica, creo yo, su poder de fascinación.

      Ronroníferos… exactamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: